Comentarios Andrés Perea


NOTAS A UNA SESIÓN CRÍTICA DEL TALLER “MUÉVETE”


Un éxito no solo pedagógico sino por la creatividad generada.

El movimiento del cuerpo humano expresado por profesionales “disparó” la creatividad de los participantes en el taller. El ejercicio de otra mirada sobre la realidad fue asumida inmediatamente y afortunadamente por los estudiantes que simultanean la acción con el aprendizaje de un conocimiento colaborativo ejemplar.

El “homo faber” y el “homo ludens” han compartido el trabajo con lo que el resultado ha sido el propio de unos jóvenes y optimistas creadores.

La calidad es el común denominador del proceso. Calidad de contenido y del continente. Evidencias no explicitas de la búsqueda de la belleza del documento (siempre conseguida) y del contenido algunas veces magistral.

El hilo conductor del taller, el movimiento del cuerpo, impuso una condición hiperestatica de los objetivos y con ello el protagonismo de los vínculos entre las situaciones.

La versatilidad de intereses se ha resuelto en resultados sorprendentemente diversos, lo que habla de la tolerancia provocadora de las coordinadoras del taller, pero además representa el impreciso territorio del debate proyectual contemporáneo.

El trabajo del grupo nº 3 tiene el interés de mostrar el umbral de la creatividad, pero también como practicaba Medardo Rosso la mirada luminosa sobre el propio acto creativo.

Destacan la calidad y belleza de los documentos y en este caso de la propuesta.

El grupo nº 2 explora la belleza de las imágenes seleccionadas del dialogo del cuerpo y las sombras, es en este trabajo donde se expone el interés por los vínculos con mayor evidencia. La belleza del documento es excelente y la calidad del proceso que en la fase documental es magnifica decae según se acerca el trabajo al “proyecto”.

El equipo nº 4. Por otros intereses avanza en la exploración de los vínculos compleja entre el movimiento humano recurriendo a criterios de proxemistica muy afortunadamente tanteados. La belleza de los documentos gráficos (¡vaya tela!) y del modelo físico, otra vez muy bien remirado a través de la fotografía, justifica por si solo el trabajo del taller.

El equipo nº 8: Que parte de una categorización, dudosa por otra parte, de las zonas de conflicto del cuerpo humano en su relación con los demás, procede a generar una bellísima cartografía del aula del taller sometida al movimiento humano autografía que como objeto por si mismo justifica el trabajo del grupo transformados así en iluminados agrimensores. Como en otros equipos unos por el manejo de trampantojos otros por el uso inoportuno de metáforas, ha derivado la propuesta proyectual (quizás innecesarias) a algo mas cercano a un pabellón de atracciones que a una instalación performativa.

El equipo nº 5: Explorando la fenomenológica del movimiento produce, otra vez aquí, documentos fascinantes por la belleza y comunicabilidad del análisis del movimiento sobre el aula expresado como serie de tomografías por etapas que en mi opinión es la “clave” del trabajo de este equipo y que en su trabajo, muy loable por otra parte, de llegar al proyecto arquitectónico plantea una actuación espacial propia de un parque temático.

El equipo nº 6: Gestiona su análisis tridimensional del movimiento con cartografías muy interesantes en planta y alzado con un registro excelente y una representación que quizás no esta a este nivel. Intento interesante de utilización del vacío como materia proyectual. De nuevo excelente calidad documental del proceso.

El equipo nº 1 ha vertido en el taller intereses personales precedentes con un resultado procesual tecnológico, pero sobre todo figurativo, absolutamente magistral. El acierto ha sido producir ”el objeto” del taller ( de cuyo proceso creativo, afortunadamente, se nos eximio)  y hacerlo con la contundencia y viabilidad que abre enormes posibilidades interdisciplinares para la creación contemporánea.

El equipo nº 7: Acierta en producir un objeto sobre el que actuar y reflexionar sometiéndolo al espacio – tiempo del aula exhibiendo su cualidad provocadora en vivo y su calidad ambiental y belleza formal de las situaciones que engendra en los registros realizados en el taller.

Por todo Chapeu amigos.




Andrés Perea